Ksigma dice ¡presente! en el Día de la Solidaridad

Siguiendo con el compromiso de responsabilidad social empresarial, la compañía logística donó sus servicios a la Fundación Garrahan en una misión que promueve el valor del cuidado del medio ambiente en todo el país.

Cada 20 de diciembre se celebra el Día Internacional de la Solidaridad Humana, como una forma de impulsar la ayuda como voluntad universal fundamental para la cooperación y el bienestar de los pueblos. El objetivo es claro: reafirmar el compromiso en todo el planeta en la construcción de un espacio de participación, así como la aplicación de iniciativas tendientes a disminuir la pobreza y la concientización de la solidaridad como valor.

Desde mediados del 2018, Ksigma colabora con la Fundación Garrahan estableciendo un lazo fundamental en esta cadena: unir muchos eslabones detrás de un único fin. Así, acompaña al programa de reciclado y medio ambiente jugando un papel importante en el transporte de material en una gestión ecológica y sustentable.  

Para que ese objetivo se haga realidad, cada etapa resulta imprescindible: conectar Ushuaia con Buenos Aires en la tarea de recolección de materiales como papel, tapitas de plástico, llaves de bronce, placas radiográficas, latas de aluminio, cds y dvds para transformar lo reunido en recursos que permiten la adquisición de equipamiento de alta complejidad para el Hospital, la capacitación del equipo de salud y el financiamiento de otros programas.

Esta acción de concientización nos llena de orgullo porque es una acción voluntaria que llevamos adelante para que la gente cambie de destino los elementos descartables y que ellos cobren vida dejando de formar parte de la basura. Para lograrlo, es fundamental la colaboración incondicional de empresas como Ksigma que nos ayudan a que nuestros sueños se hagan realidad.

VIVIANA REMY

Con ese objetivo a la vista, se efectúan viajes por vía marítima y terrestre en donde cada una de las patas que componen esta amplia mesa aporta su granito de arena. Ksigma, como prestador logístico, enlaza el tramo entre la Terminal del Río de la Plata y el depósito de la Fundación aportando un camión propio para cada uno de los contenedores. 

Es un desafío gigante ya que debe coordinarse el horario del turno en el puerto para retirar cada uno de los containeres de 40 pies, trasladarlos al depósito de la Fundación y, en paralelo, mantener al camión detenido una gran cantidad de horas mientras se vacía la carga. Cada una de las unidades Ksigma transporta entre 11.000 y 14.000 kilos de mercadería en un ciclo que se repite doce veces por temporada. 

“Esta acción de concientización nos llena de orgullo porque es una acción voluntaria que llevamos adelante para que la gente cambie de destino los elementos descartables y que ellos cobren vida dejando de formar parte de la basura. Para lograrlo, es fundamental la colaboración incondicional de empresas como Ksigma que nos ayudan a que nuestros sueños se hagan realidad”, explicó Viviana Remy, Referente del Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan en Ushuaia.

Con ese contexto se materializa un sueño en donde múltiples organizaciones redoblan sus esfuerzos para que la asistencia no cese, articulando una enorme cadena de favores que tiene un único propósito: ayudar a quienes más lo necesitan.


Personas

Viviana Remy

Viviana Remy

Programa de Reciclado y Medio Ambiente | Fundación Garrahan

Ver Perfil
Carlos Benitez

Carlos Benitez

Socio Gerente en Ksigma | Servicios de Logística

Ver Perfil

Compartir

Facebook
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *